Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Mar Jun 25, 2013 10:00 am.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Juego del arriba, respuesta, pregunta
Mar Ene 17, 2012 9:53 pm por mauren

» Palabras encadenadas
Mar Ene 17, 2012 9:23 pm por mauren

» ¿Que escoges?
Lun Ene 16, 2012 10:46 pm por mauren

» ....
Vie Ago 19, 2011 5:34 pm por Azulina

»  Misión a Luxemburgo - Lea Fenikkusu y Kanda Yuu
Jue Jul 28, 2011 5:48 pm por Luna Mikk

» mmm... mejor diré Hola.
Jue Jul 28, 2011 4:53 pm por Luna Mikk

» Ausencia
Jue Jul 28, 2011 4:31 pm por Luna Mikk

» Misión a Luxemburgo - Lea Fenikkusu y Kanda Yuu
Miér Jul 27, 2011 6:10 pm por Lea Fenikkusu

» Muerte de compu u.u
Miér Jul 20, 2011 7:22 pm por Luna Mikk


Misión a España - Allen, Kanda y Hana.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

24022011

Mensaje 

Misión a España - Allen, Kanda y Hana.




En España en la ciudad de Cuenca han habido misteriosas apariciones. Las personas creen que el lugar se ha conectado con el mas allá debido a que cada persona que se topa con estas apariciones ve a algún pariente, amigo o persona cercana. Pero poco después que comenzaran las apariciones, seres extraños iniciaron a llegar, se tratan de akumas, por lo que es posible que lo de las apariciones sea obra de la inocencia.
Vayan y averigüen pero tengan mucho cuidado.
Buena suerte exorcistas Hana Miyamoto, Allen Walker y Kanda Yuu.

[Off: Antes de ir a abrir un tema nuevo para comenzar la misión no olviden presentarse aquí todos los exorcistas para que partan juntos. El rol comienza!]

____________________________

Kyomei Project ~ Dgm Rol

*Todos con Japón*


Olinda y Ven Cecereu - Clerigo - 0 pts Ficha
Lavi, Bookman Jr. - Exorcista - 19 pts. Ficha

Artai Abarca - Noah recien formado - 0 pts. Ficha
avatar
Usagi-Chan
Admin Usagi

Mensajes : 274
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Localización : Donde sea que haya Lucky
Empleo /Ocio : Estudiante, escritora y roleadora
Humor : .... XD

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

Misión a España - Allen, Kanda y Hana. :: Comentarios

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 1:32 am por Invitado

Había recibido un aviso, debería presentarse en el despacho del jefe principal de la Orden Oscura, Komui Lee. Había escuchado varios rumores sobre esa persona, entre ellos que carecía de orden, de interés en el trabajo y que a la hora de realizar responsablemente los compromisos que conllevan su puesto de jefe se escapaba utilizando cualquier escusa… incluso usando su complejo de hermana.

Sin más me adentre en los pasillos de la orden en dirección al despacho, tenía una misión, la primera misión para poder ser un exorcista. Al llegar me detuve frente a la puerta, suspire con claras intenciones de calmar los nervios, alce la mano y con los nudillos di tres golpes en la puerta e informe de mi presencia.

-Soy Hana Miyamoto, con permiso…

Tal era mi ansiedad que antes de recibir respuesta, tomando el pestillo de la puerta la abrí ingresando al despacho, observe todo con detenimiento, torres de papeles, al parecer informes se amontonaban en donde hubiera espacio. Las paredes, en los puntos donde se dejaban ver estaban formadas por repisas repletas de libros cubiertos por polvo; “que desperdicio” pensé avanzando hacia el escritorio, que se mantenía oculto por libros y alguna que otra tela de araña…

Frente al escritorio se encontraba un sofá de color crema, claramente desgastado. Al acercarme una pila de libros ubicados en el escritorio cayeron al suelo derribando todo lo que se encontraba a su paso. Me sorprendí un poco ya que estos cayeron solos, dejando a la vista un mapa indicando varios países, uno de ellos me llamo la atención ya que tenía un papel pegado sobre el país España, tres nombres de exorcistas se encontraban en ese papel seguido de varios datos de la misión. Sonreí leyendo detenidamente al ver mi nombre en el, seguro esa era la misión a la que se me había asignado.

“Si los Akuma se están reuniendo quiere decir que lo más probable es que sea una inocencia… pero… no me explico las apariciones… ¿gente muerta que aparece así de la nada? ¿Tal vez una inocencia que produzca ilusiones?”

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 1:41 am por Yullenlove

Había recibido el aviso que abría misión mientras entrenaba como normalmente
hacía, asi que despues de irme a bañar y cambiarme me había dirijido al despacho de
ese cientifico loco con coplejo de hermana.

Cuando entré me encontre con Hana cerca del sofa frente al escritorio de Komui, asi que solo me acerque para ver cual sería la misión esta vez.

-¿Dónde se encuentra ese cientifico tonto?- Decía encontrandome a un lado de Hana mirando al rededor como buscando a ese cientifico.

Nunca había sido bueno en socializar con los demas, asi que solo habia atinado a decír solo eso.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 1:53 am por Invitado

Otro ruido más que la sobresaltaba, ¿acaso la orden oscura no era un lugar pacifico? Al darse media vuelta observo a un peliazul caminado en su dirección, su cabello era tan largo que por más que lo llevara en una coleta alta le llegaba hasta la cintura, su ojos oscuros y su fría expresión que incluso denotaba algo de molestia le daba un aspecto muy atractivo. Un leve sonrojo recorrió su rostro, pero luego frunció el seño.

1º no es un científico… es el jefe principal de la orden… 2º no está loco… bueno… solo un poquito, te la doy por valida… y tercero… ¿Quién eres tú?

Pregunto señalándolo con el dedo, era la primera vez que había visto a ese joven de rasgos asiáticos y de un carácter tan pésimo como su forma de hablar. No negaba que Komui Lee fuera un loco desquiciado con complejo de hermana como todos describían, además de ser un esquiva responsabilidades.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 2:00 am por ChibiMoyashi

Después de visitar el cuarto de Kanda y la sala de entrenamientos, Allen decidió por fin preguntar a alguien si había visto al anormal. Unos buscadores le afirmaron que le habían avisado de que tenía misión, con lo cual se había dirigido al despacho del supervisor. Allen les dio las gracias y cuando estuvieron lo suficientemente lejos, dio un suspiro de resignación. “Y yo que pensaba tener un ratito a solas antes de irnos”, pensó desanimado y se encaminó al lugar donde el supervisor decía trabajar, no sin antes cambiar su cara a una de “aquí no ha pasado nada, soy un chico feliz”.

Una vez llegó, dio unos golpecitos pero nadie contestó. Extrañado, abrió la puerta mientras se anunciaba con un “Compermiso” y se encontró en medio del desorden propio de aquel despacho a sus compañeros de misión.

- Podrías haberte dignado a avisarme, no era tan complicado – le espetó molesto Allen a Kanda cuando entraba en la estancia, aunque no camino hacia el japonés, sino hasta donde se encontraba Hana para dirigirse a ella con su habitual amabilidad – Hola, soy Allen Walker, tú debes de ser Hana Miyamoto, ¿verdad? – le tendió la mano, con una sonrisa radiante – Creo que cuando tú llegaste aquí, yo estaba de misión y no pude presentarme, encantado de conocerte.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 2:06 am por Yullenlove

Al escuhar a la otra exorcista nomas la había volteado a ver de reojo asi que solo se fue a sentar en el sillon frente al escritorio de Komui sin decir nada y como siempre con su genio del demonio.

-Che se nota que no conoses a Komui- Decía sonriendo de medio
lado- ¿Solo dejo el reporte de la misión?-


En todo el momento omitió presentarse ya que no le interesaba mucho que otra persona lo conociera, asi que ni siqueira pregunto quien era ella solo se dedicó a ver alrededor viendo que el lugar estaba como siempre todo desordenado, los papeles tirados por doquier. Sin voltear a ver a Allen que recien había llegado solo había emitido el "che" de siempre.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 2:16 am por Invitado

Ignoro la pregunta del pelilargo observando al joven que había ingresado al despacho reprochándole a su compañero el no haberle avisado de dicha misión, este se le aserco presentándose muy cortésmente por lo que le dedico una amable sonrisa tomando su mano para saludarlo.
Si, ese es mi nombre. Es un placer conocerlo Allen-san.
Se mantuvo pensativa unos segundos observando la nada y luego dirigió su mirada a los grisáceos ojos del albino.
No sabría decirlo con exactitud, fue una bonita bienvenida pero no conocía a nadie…
Luego volteo a ver al pelilargo.
¡Oye tu! Amargado, deberías ser como Allen-san. El si por lo menos se presenta, seguro tu eres Yuu…
Dijo de manera brusca, incluso sus palabras sonaron arrogantemente.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 2:34 am por ChibiMoyashi

La mirada penetrante que le dedicó la chica en silencio hizo que un recuerdo viniese a la mente de Allen, el día que tuvo la Mugen por primera vez a centímentros de su cara y se sintió algo incómodo, al notarse que un leve sonrojo luchaba por subir a la superficie. Pero era inglés después de todo y consiguió conservar la compostura lo mejor que pudo… al menos cuando oyó como Hana escribía ella sola su sentencia de muerte, llamando a Kanda por su nombre.

Raudo y veloz, Allen se adelantó antes de que los ojos del japonés se abriesen más que de costumbre, justo en el momento en que ella terminaba la frase para decir con payasa impetuosidad:

- ¡Yuu Kanda! – salvada – Eso es, él es Yuu Kanda, pero todo el mundo le llama Kanda y creo que, todos deberíamos respetar a la gente y llamarles como más les agrada, ¿nee? –apareció de nuevo su radiante sonrisa – A mí con Allen me basta, no hace falta el “san”, de verdad, creo que incluso soy más joven que tú - se rascó adorablemente la nuca – ¿Y cómo prefieres que te llamen a ti?

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 3:46 am por Yullenlove

Había entendido el por que Allen se había entrometido en la conversación. Nomas para salvar a la otra exorcista de una muerte segura por llamarle por su nombre ya que nadie lo hacia por miedo a que él los asesinara o los dejara casi al borde de la muerte.

Aun que le había molestado de que el peliblanco la salvara y hablara como si nada con ella, sonriéndole con esa sonrisa de siempre. Nunca dejaría que el peliblanco estuviera con ella. Lo único que hiso fue tomar uno de los reportes sobre la misión que harían y a donde harían tratando de ignorar a los otros dos aun que estaba demasiado atento a lo que hacían y mas Allen.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 11:43 am por ChibiMoyashi

Sin previo aviso, la puerta del despacho de Komui volvió a abrirse y alguien entró en su interior con prisas y un deje de leve molestia. Reever, intentando vanamente arreglarse la camisa, ponerse la corbata y ubicar en su sitio su puntiagudo cabello todo a la vez y lo más rápido posible, se dirigió al escritorio del supervisor.

- Bueno chicos, siento haberos hecho esperar - les dijo, visiblemente acalorado –. Seré yo quien os asigne la misión – tendió las carpetillas con los informes a Hana y Allen -, ya que el supervisor, bueno- los ojos del adulto no sabían adónde mirar para buscar una excusa adecuada para darles, empeorándole la situación el leve sonrojo que surgió en su rostro molesto al decirles - … me temo, que está… ejem… indispuesto…

Allen se llevó una mano a la boca, como si leyese con atención la carpetilla del informe. Aunque en realidad, se estaba conteniendo una sonrisa por darse cuenta de cómo Komui se las había ingeniado para que Reever acabara haciendo su trabajo… “Si es que nunca falla, los ukes siempre tienen el poder”, pensó divertido y siguió escuchando a Reever.

- Os vais para España, concretamente a Cuenca, como habréis comprobado ya – dijo observado el mapa con el lugar señalado y con el informe correspondiente en las manos -. Al parecer, ha habido extrañas apariciones recientemente, se dice que de personas conocidas, familiares o simplemente cercanas a los que se han topado con ellas. La investigación de los buscadores les ha llevado como origen a un lugar concreto, un pueblo minero llamado Cueva del Hierro con apenas 22 habitantes, y al que al poco de llegar, les siguieron las apariciones de akumas, por lo que tenemos sospechas de que puede haber Inocencia en el lugar – cerró la carpeta con los informes – Gracias a Dios no hemos tenido demasiadas bajas y allí os estará esperando un buscador para poneros al día en cuanto lleguéis. Os marcháis antes de la cena – al oir aquello, Allen hizo un puchero, pero pronto se le pasó cuando escuchó el resto -, así que tenéis… - Reever miró su reloj – unas 3 horas para hacer maletas, montaros despedidas… en fin, lo que queráis, pero en 3 horas os quiero ver en el embarcadero a los tres con todo listo, ¿de acuerdo? – les hizo un ademán con el brazo, como si los echara divertido – Ale, pues si no hay ninguna pregunta, fuera de aquí, que aún tengo trabajo que hacer – se volvió al papeleo del escritorio, solo para girarse un segundo después para decir - … ¡Ah! Menos tú, Allen-kun, tengo que hablar contigo un momento en privado.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie Feb 25, 2011 2:17 pm por Invitado

Alguien entro al despacho, se dio media vuelta y observo a un hombre de cabello rubio acomodándose sus prendas mientras se dirigía al escritorio cubierto de papeles. Reever, un hombre trabajador, elegante, varonil ahora se encontraba con una expresión un tanto sospechosa. Antes de fijar su vista en el informe lo recorrió con la mirada, sus prendas estaban desalineadas indicando que seguramente estuvo con alguien… No pudo evitar sonreír para sus adentros haciendo como si nada y luego de recibir los informes de la misión les dio una mirada rápida pasando las hojas. Antes de llegar a la última Reever ya los estaba echando del despacho y le pedía al joven peliblanco que se quedara. Por lo que se acercó a él para despedirse.

Allen-san… nos veremos pronto.

Dijo con una sonrisa acercándose para darle un beso, en un principio iba dirigido hacia la mejilla mientras sus ojos observaban de refilón al pelilargo. Sabía que este estaba prestando atención a todo por lo que movió un poco su cabeza y le dio un beso en los labios, se aparto sonriendo.

Cuídate Allen-san.

Debía de acercarse a la puerta antes de que el pelilargo se lanzara a por su cabeza, por lo que retrocedió unos cuantos pasos y corrió hacia la puerta.

Adios Reever-san! Adios Yuu!!

[Cambio de escena]


Última edición por Hana Miyamoto el Sáb Feb 26, 2011 2:09 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Sáb Feb 26, 2011 2:06 am por Yullenlove

Le había molestado de sobremanera lo que había hecho Hana así
Que solo se levanto yéndose hasta la puerta para irse del despacho
Pero antes de salir de este tratando de que su voz no sonara tan molesta solo
Se volteo haber a Allen tratando de no verse molesto.
-Moyashi yo que tu me preparaba ya para irnos y te puedas despedir
de tus amigos-Decía mientras habría la puerta para luego salir de esta
.

……….Cambio de escena a las Habitaciones……………..

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Sáb Feb 26, 2011 3:08 am por ChibiMoyashi

Una corriente de aire surcó el desordenado despacho, moviendo únicamente el cabello tanto de Allen como de Reever por lo que acababan de presenciar. La nueva era una chica suicida, sin duda, más de lo que Reever hubiera imaginado en un principio, pero lo que no esperaba ninguno de los dos era que tuviese complejo de pequeña noé. A Allen no le bastaba con una persiguiéndole, que tenía que tener dos y una de ellas precisamente viviendo en el mismo sitio que él. Pero lo definitivamente preocupante había sido la reacción de Kanda.

Ni siquiera había alzado la voz al oír su nombre, algo mínimo que habrían esperado de él, pues no era dado a atacar a las compañeras físicamente, pero Allen sabía que si no le había montado una escena de celos, debía de estar MUY enfadado.

- Te compadezco, Allen-kun – murmuró el científico, poniéndole la mano en el hombro en un gesto de apoyo.

- Gracias, Reever-san – le respondió Allen con la voz rota en la misma postura, con una cómica cascada de lágrimas brotando de sus ojos.
Tras el momento dramático, Reever recuperó la compostura e intentó quitarle hierro al asunto.

- En fin, no te sulfures, Allen-kun, estas cosas suelen… - miró al chico y analizó la situación detenidamente hasta que una gota surgió en su sien – emmm… no… me temo que no suelen pasar, solo a ti… - la cascada de lágrimas del inglés creció – Pero, aunque sé que no hace falta que te lo diga a ti – se puso serio de nuevo -, sé que entenderás el por qué lo haré – Allen no terminaba de comprender -. Es su primera misión, Allen, cuidad de ella, ¿de acuerdo? – el exorcista empezaba ya a captar la idea – Que se parece mucho a Kanda pero tiene las ocurrencias de Lavi y ya ves lo que pasa. Sé que Kanda hará lo que tenga que hacer pero, en fin, que en estos temas uno… ya sabes… se pone como se pone, no razona y…

- Sí, Reever-san, ya sé que lo sabes – le facilitó el trabajo al adulto, que en aquel momento estaba cogiendo un complejo de padre que hasta a él le estaba incomodando, pues no era muy agradable recordar el haberlos pillado “montándose” la fiesta en las mesas del comedor a las 4 de la madrugada… -. Pero no te preocupes, no dejaremos que eso se mezcle con nuestras obligaciones y las relaciones entre compañeros.

- Pues a ver si esta vez es verdad – le miró obtusamente -, que la última vez que os fuisteis juntos de misión volvisteis con más heridas que os habíais hecho entre vosotros dos que las que os causaron los akumas…

Allen tuvo que callarse, puesto que tenía toda la razón del mundo. Pero comprendió lo que quería Reever de él con aquella charla, así que se dirigió a la puerta y le comentó con su rostro amable antes de marcharse.

- No te preocupes, Reever-san, mantendré la cabeza de Kanda en su sitio, intentaré que la vea como una compañera y no como una diana o un escudo.

Y dejando a Reever suspirando, sin saber muy bien si por el trabajo que aún le quedaba por hacer o porque él había entendido sus intenciones a la perfección, Allen Walker se dirigió hacia la habitación de Kanda, dispuesto a intercambiar unas cuantas palabras… o puede que algo más…


[Cambio de escena - Salón]

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Dom Mar 13, 2011 2:05 am por ChibiMoyashi


[Final de la misión - Regreso a la Orden]

- Hmmm, ya veo - murmuró Reever mirando el reporte de la misión a España, tras el escritorio en el que debería estar sentado Komui y no él, alegando de nuevo que el supervisor volvía a estar... emm... indispuesto - Bueno, chicos, buen trabajo, al menos la gente del pueblo podrá estar tranquila en cuanto arreglen esa fisura de la cueva, habrán de ir con cuidado en esa mina - Reever recogió todo el papeleo y se dispuso a irse - Deberíais tomaros un descanso, sobre todo tú, Allen, ya me han comentado que no quisiste quedarte más tiempo en el hospital en cuanto pudiste ponerte de pie - el adulto llegó hasta la puerta -. Deberías salir a tomar el aire, hace muy buen tiempo y te vendría bien para limpiarte del todo el organismo, ¿por qué no sales a la ciudad? Tomáos el día libre los dos - dijo mirando a Kanda -. Aprovechad que vosotros os lo podéis permitir, que yo ya no recuerdo ni a qué huele la hierba encerrado con tanto trabajo... - hizo un puchero, saliendo del despacho al fin.

La estancia quedó en silencio, mientras Allen observaba a Kanda de forma interrogativa, por si le parecía bien la idea de Reever, ya que lo había notado tan molesto durante el viaje de regreso que no sabía si querría siquiera estar a solas con él. Era consciente de que le había mentido y supuso que algo como eso requeriría o una paliza o una charla para arreglarlo... si es que tenía arreglo...

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Dom Mar 13, 2011 2:55 am por Yullenlove

-Deberías escucharlo y descansar-decía con un tono de preocupación aun que su rostro solo reflejara molestia.

Cuando venían de regreso estaba atento a lo que le pasara al menor ya que en cuento se pudo parar decidió que se vendrían de una vez en vez de descansar un poco mas.
Seguía molesto por lo que había pasado pero aun así su malestar estaba con que el peliblanco se hubiera ido solo a inspeccionar la cueva.
Solo esperaba que el peliblanco le hiciera caso a Reveer y descansara o fuera a tomar aire fresco. No savia que hacer si gritarle por dejarlo en la cueva o solo estar al pendiente de él para que no tuviera recaída. Su mente seguía pendida sin tomar en cuenta que el peliblanco seguía hay junto a él.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Dom Mar 13, 2011 3:19 am por ChibiMoyashi


Allen le miró, analizando su reacción. Era tan obvio que Kanda deseaba darle una paliza y que no se la daba por haber estado tan preocupantemente enfermo porque aún estaba intranquilo… Eso debía de significar que los sentimientos del japonés debían de estar teniendo su particular lucha titánica en el interior de Kanda, no querer el mal para una persona pero a la vez, estar deseando matarla debía de ser confuso. Allen simplemente, no lo pensaba y se dejaba llevar, si había que darle un beso, se lo daba, que había que darle un puñetazo, también, que había que darle las dos cosas, pues eso, que también. Entonces, Allen llegó a la conclusión de que ese era el momento ideal para decirle a Kanda:

- Si te hago pasar una buena cita hoy, ¿me perdonarás lo de la cueva, Kanda?

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Dom Mar 13, 2011 3:41 am por Yullenlove

El escuchar la voz del peliblanco haciendo que saliera de sus pensamientos para voltear a mirarlo.

-No aun que le gritaras a toda la orden de que somos pareja-decía fingiendo molestia, aun que en realidad si le había agradado la idea de poder salir en una Cita con su Moyashi. Aun que claro que nunca le diría que lo perdonaba-Solo saldremos para que tomes aire fresco y estés mejor Moyashi-Esa era la única excusa que sele ocurría para poder aceptar la cita y estar a solas con Allen-Vamos de una vez-decía levantándose de su lugar yendo hacia la puerta del despacho-no tenemos todo el día-decía mirando al menor que seguía en el sillón. Mientras que habría la puerta del despacho para salir por ella.



[ Cambio de escena – Ciudad-Lago]

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Dom Mar 13, 2011 3:57 am por ChibiMoyashi


Una gota se instaló en la sien de Allen ante aquella “amorosa” respuesta de su anormal, aunque no podía negarlo, le encantaba que fuera así de borde para aquellos temas. En cuanto Kanda salió del despacho, el inglés quedó mirando la puerta como un imbécil y sonrió, con la mirada más dulce jamás dirigida a la nada. Tenían tan pocos momentos y tan pocas excusas para salir de la Orden y tener una cita como una pareja normal. Allen se sintió energético en un momento y habría salido dando saltitos como un niño pequeño contento si no hubiese quedado raro el verlo así, pero estaba muy muy feliz.

Ya estaba impaciente por salir y empezó por salir del despacho, pensando con aquella cara tan radiante en qué lugar bonito y maravillosamente perfecto era ideal para llevar a su exigente y malhumorado anormal. Y entonces, se le ocurrió un lugar del que Kanda jamás podría quejarse y si lo hacía… se limitaría a ignorar sus gruñidos y le daría un beso sin contemplaciones. O un puñetazo, lo que apeteciera en ese momento…

Fue entonces cuando recordó que había dejado tirado a Lavi en la biblioteca con un buen puñado de problemas por recoger, que él mismo se había encargado de esparcir con su oportuna presencia, antes de haberse ido de misión. Pero, al parecer, Lavi también andaba de misión, así que no podría compensarle aún… ¿o sí?


[Cambio de escena: Ciudad - Lago]

Volver arriba Ir abajo

Mensaje  por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.