Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Mar Jun 25, 2013 10:00 am.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Juego del arriba, respuesta, pregunta
Mar Ene 17, 2012 9:53 pm por mauren

» Palabras encadenadas
Mar Ene 17, 2012 9:23 pm por mauren

» ¿Que escoges?
Lun Ene 16, 2012 10:46 pm por mauren

» ....
Vie Ago 19, 2011 5:34 pm por Azulina

»  Misión a Luxemburgo - Lea Fenikkusu y Kanda Yuu
Jue Jul 28, 2011 5:48 pm por Luna Mikk

» mmm... mejor diré Hola.
Jue Jul 28, 2011 4:53 pm por Luna Mikk

» Ausencia
Jue Jul 28, 2011 4:31 pm por Luna Mikk

» Misión a Luxemburgo - Lea Fenikkusu y Kanda Yuu
Miér Jul 27, 2011 6:10 pm por Lea Fenikkusu

» Muerte de compu u.u
Miér Jul 20, 2011 7:22 pm por Luna Mikk


Llegada a La Orden

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Llegada a La Orden

Mensaje por Lea Fenikkusu el Dom Mar 13, 2011 8:41 pm

La Orden Oscura, La congregación de las sombras… Es un grupo de personas que, con ayuda de la Inocencia y sus elegidos, los Exorcistas, luchan contra el Conde Milenario un ser que quiere destruir a la humanidad y sumirlo todo en las tinieblas, para ello tiene a los Akumas que son tristes armas maléficas creadas a partir de «maquinaria», «almas» y «tragedias».

Ha nadie le gusta la idea de perder ha alguien y hay es cuando el Conde tiende su pacto fatal, la maquinaria es un esqueleto, la alma el espíritu del humano fallecido que queda sellado en el Akuma, la tragedia no son más que la muerte de una persona, el trato que hace la persona viva con el Conde para traer a esa persona, la llegada del alma, la muerte del que llamaba al muerto… la tragedia no es más que la muerte de dos personas que se quieren de tal forma que no conciben un mundo sin la persona fallecida.

La Inocencia es un arma que Dios ha dado a los humanos para que destruyamos al Conde y su tétrica obra, los humanos que logran sincronizarse con la Inocencia son los Exorcistas… Podría decirse que son ángeles, luchan para proteger a los indefensos humanos sin descanso, dándolo todo, sin elección, derramando lágrimas de desesperación, pues a veces parece que las personas prefieren la oscuridad y hacen caso omiso de la luz, a la cual por cierto dicen adorar. Es más hay no acaban las similitudes de los Exorcista y los ángeles, si un Exorcista cae la Inocencia le castiga trasformándolo en un Condenado, el castigo de Dios… podría decirse que es como la caída de los hermosos ángeles que se rompen y cae en los brazos de Satán.

Yo soy un Exorcista… un clérigo… Soy un elegido por la Inocencia, un sincronizado, un pequeño e significante ángel raso que lucha para que las desgarradoras lágrimas de angustias caigan con menos frecuencia de los rostros de las personas. Hoy es un día especial, estoy en las puertas de La Orden, lo que quiere decir que empieza mi ascenso para llegar a Exorcista, no es que me haga mucha ilusión pero si así puedo hacer que se derramen menos lágrimas no es tan malo…

Suspiro un poco, bien aquí estoy, no es la primera vez que vengo aunque la primera vez que estube fué en una camilla de la enfermería, después fuí a estudiar como Clérigo. Saco de la larga chaqueta negra un arrugado papel, debo ser más cuidadoso, acaricio a Fenikkusu con cuidado para que el vigor de sus llamas me ayude a serenarme. Encaro al Guardián y dejo salir una sonrisa, aclaro mi voz sin perder la sonrisa del rostro.

-Buenos días, soy Lea Fenikkusu y vengo de la academia de Clérigos…- Me pregunto si se le puede llamar academia, eso no importa ahora.- Aquí tengo la carta señor Guardián, y puedo hasta mostrarle mi Inocencia…- Alzo levemente a Fenikkusu, inactiva y colgada de mi cuello.- ¿Ve?

-Hola Lea, cuanto tiempo. El Guardián te hará el examen, ya sabes el protocolo.- Dice una voz conocida a través de un pequeño golem negro. Asiento en silencio.

-No te preocupes.- Le dedico una espontanea sonrisa al golem.

La larga cara del Guardián se clava en mí, sus diminutos ojos de un blanco liso me observan con detenimiento, me siento como un mono de circo… Su boca está ligeramente abierta, hay que admitirlo no es muy agraciado. Se echa hacia delante y sus blancos ojos se salen de sus orbitas, reprimo una mueca de asombro, o repulsión, o tal vez de ambas ahora mismo no estoy seguro. El examen de rayos-x comienza, la luz atraviesa mi carne y me escanea por dentro buscando un mal augurio, algún indicio que indique que no soy un aliado.

-Admitido.- Dice el Guardián con una graciosa voz.

-Bienvenido a casa Lea.- Dice de nuevo la voz a través del golem.- Ya sabes que el examen es necesario.

-No te preocupes, es hasta divertido.- Respondo aún con la sonrisa. Tal vez debería a ver venido por las vías fluviales.

-Veo que te ha ido bien con Fenikkusu.

-Si, ya puedo activarla y no tener miedo de salir ardiendo.- Río un poco al recordar mis primeros momentos con Fenikkusu.

-Entra ya, me alegra que estés bien.

Las puertas se abren emitiendo un leve chirrido, agarro la maleta con fuerza para controlar mi nerviosismo y acomodo bien la funda de la guitarra. La sonrisa aún perdura en mi rostro mientras atravieso la puerta, entro a La Orden y callo un gritito de júbilo pues ya estoy de nuevo en casa.

Hoy es un gran día, es un día especial porque estoy más cerca de ser Exorcista, falta menos para que el malvado Conde caiga bajo los gritos de las personas que dicen un alto y claro ya no más Conde porque tu obra hace tiempo que perdió encanto, estoy un paso más cerca de encontrarte Liam y poder enseñarte el maravilloso mundo que estoy ayudando a crear.

A lo lejos escucho como las puertas se cierran, ya no hay marcha atrás hace tiempo que dejé esa opción atrás, lo sé y aunque tenga un extraño cosquilleo en el estomago no me importa… A fin de cuentas para eso creo Dios a los ángeles, para que ayudasen a los humanos, para que fuesen su faro anclado en la costa y así evitar que chocasen contra las afiladas piedras, para que ayuden a las personas ha seguir siempre adelante, y además son los encargados de proteger el hermoso jardín que Dios creó para sus hijos predilectos.

[Cambio de escena- Los pasillos]
avatar
Lea Fenikkusu

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 07/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.